miércoles, 4 de abril de 2018

Abogado Laboralista en Castellón. Telf. 662 06 12 50

En ocasiones los trabajadores se sienten acosados en su puesto de trabajo, es un fenómeno habitual y cada vez más corriente en las relaciones laborales.

El acoso laboral no es otra cosa que un conflicto hostil entre trabajadores (acoso horizontal) o entre trabajador y empresario o superior jerárquico (acoso vertical) que se reitera de forma continuada en el tiempo (al menos una vez por semana durante unos 6 meses). Debe distinguirse el acoso de los incidentes puntuales y aislados, que son propios de cualquier relación laboral, y de otros fenómenos como el burn out (el síndrome del trabajador quemado).

En la mayoría de ocasiones, los mobber buscan eliminar al trabajador, que agotado por el acoso, termina buscando otro empleo y marchándose voluntariamente de la empresa. En otras ocasiones, simplemente se busca ocasionar daño moral de la víctima del acoso. En algunas ocasiones, ni siquiera el mobber es consciente del daño que está ocasionando a su víctima.

Existen multitud de formas de acosar a un trabajador.
Cuando un trabajador sufre malas formas en el trato diario en el trabajo (le hablan mal, le desprecian, le critican constantemente) por parte de sus compañeros o de sus superiores (incluso del empresario). Cuando se le critica constantemente por su trabajo o por otras cuestiones de índole extraprofesional o incluso personal. Cuando se le amenaza reiteradamente con el despido o con una rebaja de sus condiciones de trabajo. Cuando se le induce al error, por ejemplo, atribuyéndole tareas para las cuales no está preparado, no tiene suficientes medios, o se le oculta la información necesaria para realizar sus cometidos. Cuando se le rebaja de categoría profesional o se le vacía de funciones con la única intención de degradarlo moralmente. Cuando se le hace el vacío; por ejemplo, se ignoran sus propuestas, no se le saluda por las mañanas, se le excluye de las reuniones entre compañeros fuera del trabajo, etc.

Existen tantas formas de acosa como colores. Es necesario analizar cada caso individualmente para valorar las soluciones más efectivas.

En este artículo, vamos a explicar algunas soluciones contra el acoso laboral. Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista en Castellón, puedes ponerte en contacto conmigo sin compromiso.


Soluciones extrajudiciales contra el acoso laboral

Cuando el acoso es más sigiloso (de menor intensidad), y no ha producido aún graves daños morales al empleado, lo más prudente es optar incialmente por una mediación extrajudicial que ponga fin a la situación conflictiva.

Algunas empresas y también algunos convenios colectivos, contemplan protocolos contra el acoso laboral, a través de los cuales, el trabajador, puede formular una denuncia, que será tramitada por un comité designado por la empresa, se entrevistará a las personas implicadas, y se propondrán soluciones para el conflicto, por ejemplo, un cambio de departamento para alejar a los trabajadores enfrentados.

Esta solución extrajudicial no funcionará casi nunca, en los casos de acoso vertical, es decir, cuando el mobber sea el propio empresario o una persona de su confianza.

Tampoco es una solución apropiada para los casos de mayor gravedad, que deben ser tramitados ante la jurisdicción civil o incluso penal.

Extinción del contrato por voluntad del trabajador

Como es obvio, el trabajador no está obligado a soportar una situación de acoso laboral, por lo que puede solicitar la extinción del contrato de trabajo, con derecho a indemnización de 45/33 días de salario por año trabajado, y acceso a la prestación por desempleo (paro).

Para ello, deberá demostrar, al menos de forma indiciaria, que está sometido a una situación laboral hostil, de gravedad suficiente como para justificar su petición (la extinción indemnizada del contrato). Dicha gravedad, deberá valorarla el juez que conozca el caso (aunque la empresa también puede reconocerla y llegar a un acuerdo con el trabajador).

No solo puede optarse por la extinción del contrato cuando el acoso provenga del empresario o persona delegada por éste (acoso vertical), sino también cuando provenga de un compañero de trabajo y la empresa no ponga remedio al conflicto; puesto que ello supone un incumplimiento grave empresarial, ya que en virtud de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (art. 14) el empresario está obligado a prevenir, intervenir y solucionar las situaciones que pongan en riesgo la salud del trabajador, (como es el acoso; un riesgo psicosocial reconocido). Y la pasividad de la empresa en este sentido, supone por sí misma, un incumplimiento grave.

Demanda contra el acoso laboral

El trabajador, también puede presentar una demanda de las llamadas "tutela de derechos fundamentales" y solicitar una indemnización por daños y perjuicios morales.

El acoso laboral puede vulnerar varios derechos fundamentales recogidos y protegidos por nuestra Constitución, entre ellos, el derecho a la dignidad, la integridad física y moral, la intimidad, etc.

En cuanto a la obligación de demostrar la vulneración de derechos fundamentales, queda repartida entre trabajador y empresa. Cuando el trabajador alega la vulneración de derechos fundamentales (recogidos en la Constitución española), debe aportar indicios de los hechos que suponen dicha vulneración, y una vez demostrados, al menos de forma indiciaria, el empresario debe justificarse y demostrar que estos hechos son legítimos o no son de gravedad suficiente para considerarse como una lesión de derechos fundamentales.

Esta vía es la adecuada para los casos de mayor gravedad, o para aquellos casos en los que no haya funcionado una solución extrajudicial.

Cuando los hechos supongan un delito (amenazas, insultos, calumnias, etc), debe acudirse a la jurisdicción penal.


Abogado Laboralista en Castellón. Telf. 662 06 12 50

Deja un comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Lo más leído

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Abogado Laboralista Castellón - Profesionales en la defensa de tus derechos - Aviso Legal